Saltar al contenido

Ramen: una sopa con fideos japonesa repleta de sabor

ramen

El ramen figura en la actualidad como una de las recetas estrellas de la gastronomía y de la cultura japonesa. Se trata de una sopa con fideos originada en China, y por tanto en sus inicios puede considerarse el ramen como un plato chino. Pero realmente es la cocina tradicional japonesa la que llegó a popularizarlo en Japón y hoy día es un plato típico de la cocina nipona. Este plato suele conseguirse en cualquier rincón de ese país y en restaurantes especializados de otros países.

Goza de una alta popularidad por muchas razones, como su exquisitez, su bajo costo y porque es un plato casero al alcance de cualquier bolsillo y para toda la familia, o para dos, pues si sobra lo puedes guardar en la nevera para otro momento.

Quizás en Europa y América este plato no es tan conocido como el sushi con sus nombres y fotos típicas pero en Japón si es una receta muy famosa.

Los maestros cocineros japoneses han ido evolucionando desde las recetas de ramen clásicas y tradicionales a las diversas y más variadas recetas, mezclando diversos ingredientes y adaptándolas a la cocina actual. Para tomar este sabroso caldito existen restaurantes especializados en esta receta, conocidos como ramen-ya, y en la actualidad, incluso se consigue ramen instantáneo y fácil en los supermercados.

Continúa leyendo para que sepas qué es el ramen y cómo se prepara. Si no lo has probado el ramen con carne, el ramen con cerdo o el de camarones, querrás hacerlo de una vez.

Características e ingredientes del ramen

¿Qué es lo que lleva el ramen? Esta sopa japonesa está compuesto por tres elementos básicos: caldo, fideos y coberturas. El caldo de la sopa, conocido como dashi, se prepara extrayendo el sabor de algunos ingredientes que se hierven por un determinado tiempo. Cada receta indicará el tipo de productos y el tiempo que se destinará a la cocción.

Los fideos ocupan un puesto importante en este “cocido japonés”. Existen fideos clasificados por forma, grosor y textura. Se pueden escoger entre suaves, medios y duros, dependiendo de la consistencia que se quiera lograr en la sopa. Tan importante son los fideos que a veces a este plato se le denomina en general ramen de fideos.

Por último, la cobertura será el elemento que completa la mezcla de la sopa. Varían de acuerdo con el tipo de caldo, y entre los más usuales se consiguen: cerdo, huevo cocido, pescado, mariscos, vegetales, algas y muchos otros.

Los tipos de ramen más populares

¿Cómo hacer un buen ramen? La base de esta sopa japonesa sirve como el diferenciador que permite establecer una clasificación. Dependiendo de esto, se distinguen cuatro clases principales de ramen, a saber:

Shoyu

Ramen a base de salsa de soja. Es el de mayor popularidad y se caracteriza por el marrón claro del caldo. Aunque la versión más común se prepara con pollo, no es raro conseguirlo con cerdo o ternera y una mezcla de ingredientes que producen un gusto original.

Shio

Ramen a base de sal. Se trata de un caldo ligero, sin exceso de grasa como la mayoría, que se sazona con sal y se elabora principalmente con pollo, pero es posible también que utilicen otras carnes, como la de cerdo. Las verduras frescas son claves en su sabor delicado.

Miso

Ramen a base de pasta de soya. Este caldo marrón logra un espesor notable y fuerte sabor que se convierte en el plato ideal durante los días invernales. Tiene gran contenido de mantequilla y de grasa del cerdo.

Tonkotsu

Ramen a base de hueso de cerdo. Luego de hervir los huesos hasta disolverlos se obtiene un caldo blanco nublado de consistencia cremosa y espesa, que se condimenta con pollo y grasa de cerdo. Actualmente goza de gran popularidad entre los consumidores.

¿Cómo hacer el ramen japonés?

La pesadez del ramen importa. La sopa ramen puede dividirse también de acuerdo con la pesadez del caldo. Se obtienen dos tipos: kotteri y assari. Por una parte, la sopa kotteri tiene una consistencia gruesa y de colores opacos, además de ser pegajosa y tener gran cantidad de grasa.

Por otra parte, los assari con unos caldos claros y finos, que contienen verduras, huesos poco cocidos, huevos y otros ingredientes sencillos que mantienen la delgadez del ramen.

Elección de fideos

Los fideos para la sopa ramen vienen en muchos tipos, delgados, gruesos, largos, cortos, ondulados, lisos, elásticos y rígidos, noodles, soba, entre otros. Cada uno será el indicado para ciertos tipos de ramen tomando en cuenta su interacción con los demás ingredientes del tazón.

Se preparan con harina de trigo, agua, sal y kansui. Tienen un tono amarillento y ofrecen un rebote particular. No obstante, se puede conseguir un caldo con fideos de arroz.

Son preferibles los fideos frescos porque dan un mejor sabor al caldo. Los de tipo finos y rectos se usan en el tonkotsu, mientras que los ondulados se usan en el ramen miso, por ejemplo.

Diversidad de aderezos

En el proceso de cómo elaborar el plato y en la receta tradicional de la sopa ramen, además de la base del caldo y la pesadez, destacan los aderezos que llevan en la superficie. Los ingredientes del ramen son bastante variados y dependen de la creatividad de los chefs, pero en todos los casos es fácil hacer un ramen casero. Se pueden conseguir por ejemplo:

Carne: es el aderezo más común en la sopa miso. La carne de cerdo ocupa el primer lugar; se usan cortes de lomo, panza, tocino y otros. Además se prepara con de carne de ternera y pollo.

Pescados y mariscos: la sopa también suele servirse con pescado, camarones, vieiras, cangrejos, mejillones y otros productos marinos como el katsuobushi (virutas de pescado seco y fermentado).

Huevos: son uno de los ingredientes clave de la sopa, porque se llenan fácilmente y duran bastante.

Naruto: es una masa hecha de pescado blanco como si fuera rollo maki cocido al vapor.  Se puede hacer o comprar directamente en supermercados japoneses o de comida asiática.

Vegetariano, con vegetales frescos: se utilizan para mejorar los sabores del caldo y elaborar ramen vegetariano. Destacan las cebollas, el repollo, el maíz, los hongos, el ajo, la espinaca y la zanahoria, entre otros. El ramen vegetariano goza también de una enorme popularidad entre los amantes de la cocina vegetariana y vegana.

Vegetales conservados: el caldo puede llevar brotes de bambú lacto fermentados, hongos deshidratados, kimchi, nori, wakame y jengibre.

Mantequilla: se ha convertido en uno de los condimentos que otorgan mayor gusto a esta sopa japonesa.

Y por último ¿cómo se come el ramen? Si quieres hacerlo a la manera tradicional tienes que tomar el caldo con cuchara de palo y los fideos con los palillos, ¿te animas?